25/03/2019

¿Cómo hacen las lagartijas para regenerar su cola después de que se la cortan?

En el mundo animal ocurren cosas impresionantes y una de ellas es la posibilidad de algunos animales de regenerar partes de su cuerpo que han perdido. Hasta hace poco, la forma en que ocurría esto era desconocida, pero ahora la ciencia identificó cómo se da el proceso a nivel de ADN.

Científicos de la Universidad de Harvard analizaron la regeneración en algunos animales para descifrar el proceso en el código genético. Recordemos que muchos animales tienen la habilidad de regenerar partes de su cuerpo e incluso órganos, en perfecto estado.

“Se puede dañar grandes cantidades del músculo del corazón de un pez y el corazón volverá”, expresó Peter W. Reddien, biólogo del Instituto Whitehead para la Investigación Biomédica del MIT y coautor del estudio al  New York Times. “Puedes quitar la mandíbula o incluso toda la cabeza y algunos animales volverán a crecer. Es asombroso.”

Para esto, tomaron de ejemplo a los gusanos de pantera, quienes tienen la capacidad de regenerar sus cuerpos incluso después de ser cortados por la mitad o en tres pedazos.

Así, encontraron que un tramo de ADN no codificante era el responsable de este proceso. Normalmente se consideraba esta información genética como inútil al no codificar aminoácidos como el resto del ADN, por lo que el hallazgo fue impresionante. Se supo entonces que esa información terminaba activando un gen llamado EGR (Respuesta temprana de crecimiento). Esto es algo muy importante, ya que el gen se considera el “interruptor” de otros genes involucrados en la regeneración.

El concepto de interruptor funciona muy bien en este contexto porque genera una transformación en cómo actúa el ADN de los gusanos. Normalmente este se encuentra muy compacto dentro de las células de los pequeños animales. Sin embargo, cuando se activa la regeneración las porciones del genoma se abren para ocupar más espacio.

¿Y en humanos? Los humanos también presentamos el gen EGR, sin embargo, no funciona para estos fines. En este sentido, la Dra. Mansi Srivastava, autora del estudio, manifestó que “la respuesta puede ser que si EGR es el interruptor de encendido, creemos que el cableado es diferente. Con lo que habla EGR en células humanas puede ser diferente a lo que está hablando en el gusano pantera de tres bandas, y lo que se ha hecho con este estudio es encontrar una manera de llegar a este cableado. Así que queremos averiguar cuáles son esas conexiones y luego aplicarlas a otros animales, incluidos los vertebrados que solo pueden hacer una regeneración más limitada”.

De todas maneras es optimista al respecto:”La forma en que va la investigación biomédica, probablemente sucederá”, dijo. “Simplemente no creo que suceda en los próximos 10 años”.

Fotos: Shutterstock

pixel