11/09/2019

La historia de la mujer que predijo el calentamiento global…

Eunice Newton Foote habló del efecto invernadero hace 150 años. Sin embargo, le arrebataron su descubrimiento y se lo atribuyó a un hombre.

El calentamiento global y el cambio climático son la principal preocupación mundial, en cuanto a temas de medio ambiente. El deterioro de la calidad del aire, el aumento de la temperatura en el océano, el deshielo de glaciares y la excesiva cantidad de desechos producidos por los humanos tienen a las autoridades mundiales en alerta roja.

Sin embargo, todo lo anterior fue previsto hace más de 150 años por una mujer, que el mundo científico decidió desestimar en beneficio de uno de sus colegas hombres.

Se trata de Eunice Newton Foote, quien a mediados del siglo XIX descubrió que el CO2 en la atmósfera podría afectar nocivamente la temperatura de la Tierra.

De acuerdo a Playground, en 1856, la científica presentó su investigación titulada “Circunstancias que afectan al calor de los rayos del sol” ante la Academia Americana de Ciencias y Artes. Sin embargo, debido a las costumbres machistas de la época no pudo exponer su investigación personalmente y lo hizo, en su lugar, el físico Joseph Henry, profesor del Instituto Smithsonian.

Luego de algunos años de la lectura, el físico John Tyndall publicó resultados similares que demostraban las causas del calentamiento global. Y dentro de sus resultados no mencionó los hallazgos hechos por Newton Foote años atrás, señalando que no existían experimentos al respecto.

Sin embargo, estaba muy equivocado. La científica estableció un método científico que consistía en tres campanas de vidrio llenas de vapor de agua, co2 y aire y que comparó para evidenciar de qué forma se calentaba el interior de cada recipiente al ser expuestos directamente al sol. Hallazgo que le atribuye directamente el descubrimiento del proceso de calentamiento global antes que cualquier otra persona en el mundo.

La situación vivida por Eunice es una muestra clara del silenciamiento que vivían cientos de mujeres científicas durante el siglo XIX. Años en los que se cuestionaba su capacidad intelectual solo por el hecho de ser mujeres.

Hoy, 200 años más tarde, la situación es distinta. Un grupo de mujeres liderado por la primera presidenta de Irlanda, Mary Robinson, declararon un comunicado sobre la situación climática actual y el rol de las mujeres en el campo científico.

“El movimiento climático no puede tener éxito sin un incremento del liderazgo de las mujeres en el mundo. Mujeres y niñas ya están liderando audazmente la justicia climática, abordando la crisis climática de manera que cure, en lugar de profundizar, las injusticias sistémicas. Sin embargo, estas voces a menudo están poco representadas y sus esfuerzos son insuficientemente respaldados. Es el momento de reconocer la sabiduría y el liderazgo de estas mujeres”, señalaron.

Eunice Newton no solo aportó en la ciencia, también fue una ferviente activista feminista durante el siglo XIX. Uno de los eventos más importantes de los que participó fue la Convención de Seneca Falls celebrada en 1848, la primera convención sobre los derechos de la mujer en la historia de Estados Unidos.

Foto: Shutterstock