27/12/2019

Cosas que te han dicho sobre el ejercicio que no son ciertas

Hay muchos mitos en torno a las dietas, rutinas de ejercicios y formas para mantenerse en forma.

Se acaba el año y seguramente entre tus promesas para el 2020 está ejercitarte y mejorar tu figura. Sin embargo, hay muchas personas que tienen ideas que los terminan por alejar del ejercicio y, con ello, de una buena salud.

Revisemos algunas:

1.- Antes estaba en forma, por eso no necesito ejercitarme:

Desafortunadamente, los beneficios de hacer ejercicios no duran mucho si no mantienes un régimen de ejercicios.

Si reduces significativamente los ejercicios o los abandonas, se puede causar una pérdida marcada de los beneficios iniciales como resistencia y aptitud cardiovascular.

2. Estar activo todo el día me salva de hacer ejercicio

Estar de pie todo el día no tiene los mismos beneficios que ejercitarse. Aunque estés activo todo la jornada, es recomendable elevar la intensidad de la actividad física.

Para optimizar los beneficios para tu salud, aumenta el nivel de ejercicio -lo suficiente como hacer que traspires un poco- a al menos 150 minutos por semana, cada vez que sea posible.

3. El ejercicio se debe hacer por diez minutos o más, sino es una pérdida de tiempo

La buena noticia es que, de acuerdo a lineamientos recientes, se ha eliminado la necesidad de hacer actividad física en ráfagas de 10 minutos. No hay un período mínimo con el qué obtener beneficios para tu salud. Por lo tanto, haz tareas diarias activas, como llevar bolsas de compras pesadas y trabajos vigorosos en el hogar o el jardín,

Trata de hacer “píldoras” de ejercicio, como por ejemplo cinco sets cortos de actividad (que pueden durar desde medio minuto a dos minutos) durante el día. Estos pueden consistir, por ejemplo, en subir escaleras a una intensidad suficiente como para dejarte levemente sin aire.

4. Tengo una enfermedad crónica, por eso debo evitar el ejercicio

Nada más lejos de la verdad. Ser más activo físicamente es beneficioso para una serie de condiciones crónicas incluidas el cáncer, las enfermedades coronarias y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Sé tan activo como tu condición te lo permita, apuntando a 150 minutos por semana de actividad moderada, siempre que sea posible.
Si tienes problemas de salud complejos, consulta con tu médico antes de empezar un nuevo régimen de ejercicios y asesórate con un fisioterapeuta u otros profesionales expertos en ejercicio.

5. Soy muy viejo para hacer ejercicio

Eso no es verdad. La evidencia muestra que el envejecimiento por si solo no es una causa importante de problemas hasta que tienes más de 90 años.

Y la fuerza y el poder de la masa muscular puede aumentarse incluso a esa avanzada edad.

Idealmente, si tienes más de 65 años, incluye ejercicios aeróbicos, de fortalecimiento muscular.

6. El ejercicio me hará más delgado

No necesariamente. Es preciso combinar restricción calórica con actividad física para lograr perder peso.

Recuerda: no se puede escapar de una mala dieta.

La gente que tiene como meta una disminución de peso sustancial (más del 5% de su peso corporal) y la gente que está tratando de no volver a engordar una cantidad de peso significativa, puede necesitar hacer actividad entre moderada e intensa por más de 300 minutos por semana para lograr su objetivo.

Incluye ejercicios de resistencia para lograr un masa corporal magra.

7. Corro una vez por semana, pero eso no es suficiente

Ten la seguridad de que cualquier cantidad de tiempo que corras, incluso una vez a la semana, genera importantes beneficios para la salud. Si no tienes mucho tiempo para hacer ejercicio, correr por 50 minutos una vez por semana a una velocidad inferior a 9,65 Km/h ha demostrado reducir el riesgo de muerte prematura. Correr más no mejora necesariamente los beneficios en este sentido.

8. Estoy embarazada, así que debo tomármelo con calma

La actividad física moderada-intensa es segura para las mujeres embarazadas que tienen buena salud en general y no representa un riesgo para el bienestar del feto.

La actividad física reduce el resigo de aumento de peso excesivo y la diabetes gestacional durante el embarazo.

9. No me siento bien, no debería hacer ejercicio

Si tienes fiebre, te sientes muy mal, sientes dolores muy fuertes o estás exhausto, no hagas ejercicio.

En la mayoría del resto de los casos, estar físicamente activo es , pero siempre escucha lo que te dice tu cuerpo y reduce la carga de ejercicio si es necesario.

Foto: Shutterstock