23/01/2020

Le ofrecen una manta para el frío y después se la cobran por usarla

“Cuando llega la cuenta, nos cobra el uso de esta sin habernos avisado de ello antes. Me parece una asquerosidad”, denunció la mujer.

Las personas que van a un restaurante o cafetería esperan que sean bien atendidos para que su experiencia sea la mejor posible, ya que no solo van por la comida, sino que por el ambiente del lugar. Experiencia que puede ser bueno o mala dependiendo del nivel de atención y preocupación de las personas que atienden.

Muchas veces del nivel de atención es que depende el monto que el cliente deja como propina. Pero en ocasiones ocurre que en la cuenta aparecen cobros excesivos o errores de lo que se consumió. Pero una cosa es cobrar de forma excesiva y otra muy distinta es colocar en la cuenta algo que se creía una simple atención.

Es lo que le ocurrió a una mujer en una cafetería en Tenerife (España) que denunció que le cobraron seis euros por una manta que le ofrecieron para capear el frío, según señala el sitio ABC.

“Hoy he ido a La Flaca, y una chica que trabajaba aquí nos ha ofrecido, muy amablemente, que si queríamos una manta. Aceptamos y, para nuestra sorpresa, cuando llega la cuenta, nos cobra el uso de esta sin habernos avisado de ello antes. Me parece una asquerosidad”, escribió en su cuenta de Twitter junto a una imagen del recibo donde aparece el cobro de la manta.


Aunque después borró el tuit, la situación generó molestia entre los usuarios quienes criticaron al local por cobrar algo como eso. “Por menos dinero compras una manta igual”, fue uno de los comentarios en las redes sociales.

Sin embargo, el local respondió y criticó a la clienta por cuestionar el cobro y no preguntar antes si era gratis. “¿Todo esto por seis euros? ¿Pero alguien le ha entregado la manta diciendo que era gratis?”, escribió la cafetería a través de Twitter.

“El hecho de que su experiencia sea distinta no quiere decir que nos hayamos equivocado. ¿Preguntaste si era gratis? Si la compañera es amable no quiere decir que los servicios no se paguen”, agrega.

Finalmente señalaron que iban a consultar al encargado “si se pueden devolver los seis euros”, dejando en claro su molestia y deslizando la idea de que seis euros no es gran cosa.

Foto: Shutterstock